lunes, 1 de noviembre de 2010

¿Por qué decoramos el árbol de Navidad?


La decoración de un árbol de Navidad implica mucho más que un mero deseo de hermosearlo, y nos  encontramos nuevamente con los rituales paganos.
En las épocas del  oscurantismo, cuando la gente creía en  los espíritus arbóreos, decoraban los árboles en invierno.
Cuando los árboles perdían sus hojas en otoño se creía que los espíritus los habían abandonado, lo cual daba lugar al temor de que a menos que se hiciera algo al respecto, podría no regresar la próxima primavera. Si esto  sucedía los árboles  permanecerían  desnudos y no darían frutos.
Para estimular el regreso  de los  espíritus se colgaban  a los árboles decoraciones con piedras pintadas y telas coloreadas, y la idea era que esto los tornara tan atrayentes que los  espíritus pronto regresarían para habitarlos. Para felicidad  de todos, la treta daba resultados óptimos, y cada año en primavera, re aparecían las hojas.
Esta costumbre  de la vieja Europa  precedió  la idea de  introducir  un árbol en la casa  para Navidad. Los Árboles se decoraban  estando afuera, y cuando surgió el hábito  de introducir pequeños abetos en la casa pareció natural agregarles decoraciones similares, aún cuando los abetos no perdían sus hojas por ser siempre verdes.
En el refugio de una habitación la decoración se torno más variada: ristras de pequeñas cuentas de vidrio, previamente usadas para decorar los brazos de candelabros  de madera, frutas, panes de jengibre y caramelos de varias clases. También se agregaban  ornamentos de papeles  en forma de rosas  en Homenaje a Nuestra Señora. Con frecuencia se iluminaban los árboles con velas, no con fines decorativos, sino porque simbolizaban a Cristo como la " Luz del Mundo”.
Todo esto sucedió mucho tiempo atrás en Alemania, las reseñas datan del Siglo XVII. Con posterioridad, en El Siglo
 XIX, casamientos convenidos la realeza Alemana se propago por Europa, y con ella sus árboles de Navidad con sus decoraciones.
Para fines de la Época Victoriana los árboles decorados se habían propagados por doquier, y la manufactura de sus adornos se comercializaron cada vez más.

1 comentario:

  1. Que bonitas tradiciones todas las que nos cuentas un besin.

    ResponderEliminar